ARAGÓN - Ley de Dependencia

 

Unos 9.500 aragoneses se encuentran en una situación de gran dependencia, ya que necesitan ayuda para realizar actividades básicas y el apoyo indispensable y continuo de otra persona. Es el número que arrojan las estadísticas, pero nadie puede cuantificar a los que están atendidos en sus casas por familiares, que nunca han solicitado ayuda. Esta reflexión la hace el consejero de Servicios Sociales y Familia del Gobierno de Aragón, Miguel Ferrer, que espera atender este año a un número similar. No obstante, muchas ya reciben ayudas pero calculan que un tercio de esos 9.500 aragoneses solicitarán sus primeras prestaciones.

La Ley de Dependencia, que entró en vigor el pasado 1 de enero, y cuyo Consejo Territorial se aprobó el pasado día 22, tiene tres meses para desarrollarse. En abril comenzará el proceso de valoración de la situación de cada caso. Este año se atenderá sólo a las personas que estén en situación de gran dependencia. Según un estudio del BBVA, Aragón tiene 64.055 personas mayores de 65 años con algún tipo de dependencia, lo que representa el 26,82% del total de dependientes que viven en la Comunidad aragonesa (96.046).

Habrá plazas suficientes. Es la promesa del consejero que calculó que hay unas 5.000 plazas públicas de residencias y de atención domiciliaria. A finales de 2006, había 15.248 plazas en residencias y 1.651 en centros de día tanto públicos como privados. Además, 11.947 mayores recibían el servicio de tele asistencia y 9.856 el de ayuda a domicilio a finales de 2005, porque estos datos todavía no están actualizados.

Para ampliar estas cifras, la ley contempla una financiación a partes iguales entre la Administración central y las Comunidades Autónomas, que aportan un total de 800 millones de euros. Eso sí, será un sistema de copago entre la administración y los beneficiarios.

La nueva Ley de promoción de la autonomía personal y atención a las personas en situación de dependencia establece el derecho de todos los ciudadanos a recibir unos servicios que se incluyen en el catálogo de prestaciones como la tele asistencia, la ayuda a domicilio, los centros de día y de noche y las residencias. Eso sí, estos se darán en función de la valoración que haga un equipo técnico y en coordinación con las familias. "No todos quieren ir a residencias y por eso se han ampliado las ayudas a domicilio", indicó Ferrer.

INFORMACIÓN GRATUITA

La Secretaría de Estado de Servicios Sociales, Familia y Discapacidad ha puesto a disposición de los ciudadanos un teléfono de atención gratuito: 900 40 60 80. Al llamar una operadora informa del estado de desarrollo de la ley, de los grados de dependencia y del catálogo de servicios. Apunta que todavía no se ha desarrollado cómo tramitar la solicitud de evaluación de dependencia, aunque será el primer paso.

El Gobierno de Aragón ha puesto en marcha una línea de atención gratuita con la misma finalidad: el teléfono 900 38 39 40. Hasta ahora puede dar una información similar, pero cuando esté más avanzado dirá qué centro corresponde a cada persona en relación a su domicilio.

El consejero de Servicios Sociales y Familia del Gobierno de Aragón, Miguel Ferrer, y la directora general de Atención a la Dependencia del Gobierno de Aragón, Teresa Perales, presentaron el viernes este servicio ciudadano que funciona desde principios de año, aunque hasta ahora estaba en marcha de forma experimental. Este mes se han recibido 308 llamadas, de las que el 63% fueron realizadas por mayores de 65 años. De éstas, el 56% eran mujeres. Más de la mitad de las personas que utilizaron el servicio, el 52%, eran hijos o hijas de personas en situación de dependencia.