CERMI-EXCLUSIÓN SOCIAL

 

Propone un despliegue de medidas específicas de intervención, que tengan en cuenta las situaciones de multiexclusión

El Comité Español de Representantes de Personas con Discapacidad (CERMI) ha alertado del riesgo de exclusión social al que están expuestas las personas con discapacidad. Por este motivo, considera fundamental introducir la discapacidad como elemento transversal en futuros Planes de lucha contra la exclusión. Para llegar a esta conclusión, el CERMI ha analizado varios estudios e informes sobre la materia, como la Encuesta Foessa (Fomento de Estudios Sociales y Sociología Aplicada) de Integración y Necesidades Sociales 2008. Dicho análisis del CERMI determina que las personas con discapacidad constituyen un sector con especiales características de vulnerabilidad social y, a su vez, las personas que viven en contextos de exclusión se encuentran expuestas a riesgos más altos de adquisición de una discapacidad. El Comité de representantes de la discapacidad propone un despliegue de medidas específicas de intervención, que tengan en cuenta las situaciones de multiexclusión y que fortalecen las redes y recursos de apoyo disponibles para potenciar la participación social de una forma autónoma e independiente. Además, asegura que la coordinación de los Servicios Sociales, públicos o privados, y de las distintas especialidades (inmigración, discapacidad, igualdad, etc.) es un elemento fundamental para evitar o atenuar las situaciones de exclusión en las personas con discapacidad. El CERMI hace referencia a las mujeres con discapacidad, que se encuentran en una situación de doble discriminación, con acceso más bajo a educación, empleo, recursos y prestaciones, por lo que es preciso promover medidas de acción positiva para fortalecer su visibilidad social y sus oportunidades de inclusión. Por otro lado, ve necesario que las entidades del Tercer Sector refuercen en los próximos años las actividades dirigidas a la reducción de situaciones de exclusión y apunta a la Ley de Autonomía Personal como una oportunidad para trabajar en este sentido. Un elemento clave, según el Comité, es el diseño de políticas públicas que garanticen el ejercicio de derechos para todos desde una perspectiva inclusiva. Por último, señala como un “reto permanente” la integración de los sistemas Sanitario y Social y el desarrollo de las Tecnologías de la Información y la Comunicación, como una oportunidad de inclusión para las personas con discapacidad. DATOS DISCAPACIDAD Y POBREZA El CERMI asegura que las consecuencias de la situación de discapacidad se relacionan de forma inversamente proporcional con el acceso a unas condiciones de vida dignas. Allí donde existe un cuidado deficiente de la salud, desnutrición o condiciones de vida inadecuadas es más probable la aparición de situaciones de discapacidad. Según datos de Naciones Unidas, se calcula que al menos el 10% de la población mundial, unos 600 millones, se encuentra en situación de discapacidad y más del 70% de las personas con discapacidad viven en países en vías de desarrollo, donde es más frecuente encontrar dificultades relacionadas, como por ejemplo, la accesibilidad. Datos del Instituto Nacional de Estadística aseguran que en España viven casi cuatro millones de personas con discapacidad, el 8,5% de la población; de las que alrededor de 600.000 personas viven solas. Como indica el Estudio ‘Pobreza y desarrollo’ de 1999 aproximadamente entre el 15 y el 20% de los pobres en los países en desarrollo son personas con discapacidad. Cifras más actuales sugieren que alrededor del 16% de las personas sin discapacidad viven en un estado de pobreza relativa, sin embargo cuando hablamos de personas con discapacidad esta cifra sube al 30%, según el análisis del Comité. Esto se debe en gran medida, según el CERMI, a que estas personas incurren en aproximadamente un 45% más de gastos que las personas sin discapacidad, debido al coste de sus ayudas técnicas, el transporte y la asistencia que precisan, mientras que sus oportunidades laborales son más reducidas. En opinión del Comité de representas de la discapacidad, finalizar con esta pobreza significaría que más personas con discapacidad tendrían una vida activa, aumentando la contribución neta a la Hacienda Pública a través de los impuestos y reduciendo el número de pensiones adjudicadas por carecer de empleo. En la actualidad, la capacidad de ahorro de las personas con discapacidad es casi inexistente, debido a múltiples factores relacionados con el sobrecoste de la discapacidad, así como las menores oportunidades de acceso a recursos educativos, laborales, etc.

(Madrid, 11 de noviembre de 2008)