Cermi - Medio rural

 

El Cermi pide que las personas con discapacidad sean consideradas población en riesgo de exclusión social en el medio rural

 

El Comité Español de Representantes de Personas con Discapacidad (Cermi) ha pedido en el Congreso de los Diputados que se incluya a las personas con discapacidad dentro del grupo de riesgo de exclusión social en el mundo rural, formado por grupos como el de la mujer o el de personas mayores y jóvenes.


Así lo expusieron el 25 de junio en la Comisión de Agricultura del Congreso de los Diputados Pilar Villarino, directora del Cermi, y Javier Charroalde, asesor de este comité en materia de accesibilidad, que comparecieron para exponer sus propuestas de mejora en la ley de desarrollo rural, que beneficiará, según el Gobierno, a más de 14 millones de personas en España.


El colectivo de personas con discapacidad, explicaron los dos representantes del Cermi, supone el 11 por ciento de la población total dentro del medio rural, es decir, aproximadamente un millón y medio de ciudadanos.


Estos ciudadanos, indicó Charroalde, sufren el "efecto perverso de la triple D": distancia a servicios básicos ubicados en territorios urbanos, dispersión geográfica y discapacidad.
Éstas y otras circunstancias, continuó, hacen que las personas con discapacidad sean invisibles para el resto de la sociedad y que vivan con carencias importantes que intervienen directamente en su calidad de vida.


Por este motivo, señaló Villarino, "entendemos fundamental" la participación de las personas con discapacidad dentro de otros grupos de riesgo de exclusión social", como puede ser el de la mujer o el de las personas mayores.


A juicio del Cermi, no puede haber desarrollo sostenible de medio rural, como pretende la futura norma, con el 11 por ciento de su población excluida. El Cermi pide, por tanto, una ley "que desarrolle un medio rural socialmente sostenible y que tenga en cuenta los derechos de un grupo de ciudadanos que hasta el momento es invisible a la sociedad y a los poderes públicos".


Para ello, propone un cambio en la concepción de la prestación actual de los servicios sociales, que, según Charroalde, es "urbanocéntrica". Se trata, explicó, de llevar servicios, como pueden ser los de carácter educativo y sanitario, hasta los ciudadanos del mundo rural, de manera que no tengan que ser estos ciudadanos los que se desplacen para recibirlos, como ocurre ahora.


Otro aspecto que en su opinión mejoraría la vida de las personas con discapacidad del mundo rural sería poder acceder a nuevas tecnologías, lo que mejoraría su ocio, su integración laboral mediante el teletrabajo, por ejemplo y, por tanto, su integración social en general.


Los grupos parlamentarios presentes en la Comisión de Agricultura se mostraron interesados por las aportaciones del Cermi a la Ley de Desarrollo Sostenible del Medio Rural y se comprometieron a estudiarlas con detenimiento para tratar de incluirlas en la norma. La Ley de Desarrollo Sostenible del Medio Rural, que el Ejecutivo quiere que esté aprobada este año, permitirá establecer políticas de carácter horizontal en desarrollo rural en materias como educación, cultura, sanidad, vivienda, transportes, comunicación entre territorios y seguridad en el medio rural entre otras.

(03-07-2007)