Convención ONU

 

 

España firma la Convención de la ONU sobre los derechos de los discapacitados

 

El ministro de Trabajo y Asuntos Sociales, Jesús Caldera, y Ana Peláez, en nombre del Gobierno y de las personas con discapacidad, refrendaron en la sede de la ONU en Nueva York el 30 de marzo el Tratado que supone, por fin, erradicar la situación de violación y olvido de los derechos de este sector social en todo el mundo

El CERMI, en colaboración permanente con las autoridades españolas, ha participado activamente durante estos años de trabajos de preparación y negociación de la Convención Internacional.

La Convención, que fue adoptada por la Asamblea General de la ONU el pasado 13 de diciembre tras un proceso de cinco años de negociación, supone el primer tratado internacional que reconoce los derechos de las personas con discapacidad. España, a través del Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales y del CERMI, jugó un papel importante en el impulso y la elaboración de esta convención.

Las personas con discapacidad van a disponer así de una herramienta válida que inaugura un marco protector y garantista, inédito en el sistema de la ONU y en el Derecho Internacional. Se cumple con ello también la Declaración de Madrid, aprobada en mayo del 2002, que indicaba que la discapacidad era un asunto de derechos humanos.

La Convención prevé las medidas, tanto de no discriminación como de acción positiva, que los Estados deberán implantar para garantizar a las personas con discapacidad el cumplimiento de sus derechos humanos en igualdad de condiciones con las demás personas.

El tratado pretende asegurar a todas las personas con discapacidad su plena inclusión efectiva en la sociedad, debiéndose para ello eliminar toda barrera o restricción material y mental que impida su participación efectiva en la misma.

FELICITACIÓN DEL CERMI

El CERMI se ha felicitado por la rapidez del Gobierno español en firmar la Convención Internacional de Derechos de las Personas con Discapacidad.

La alta representación oficial española en el acto de firma evidencia, a juicio del CERMI, el interés y compromiso del Gobierno español en este instrumento jurídico internacional, de tanta importancia cualitativa para las personas con discapacidad en todo el mundo.

De este modo, España ha formado parte del selecto grupo de países que han firmado en primer lugar la Convención Internacional de Derechos de las Personas con Discapacidad y será también de los primeros en ratificarla, por lo que en pocos meses será de plena aplicación en nuestro país.

RESPALDO MASIVO

La ONU logró un apoyo masivo de sus países miembros a la Convención sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad, el primer tratado sobre derechos humanos que se ha acordado en este siglo. Más de cincuenta países suscribieron la Convención en su primer día del proceso de firmas, efectuado en una ceremonia en la sede del organismo mundial en Nueva York.

En el mismo acto, también unos 30 países firmaron un Protocolo Opcional sobre Comunicaciones que permite a los individuos demandar sobre la violación de sus derechos ante un comité de expertos, cuando todos los procedimientos legales se hayan agotado.

"Hemos conseguido el respaldo de unos ochenta países a la Convención. Un apoyo sin precedentes en la historia de la ONU y su defensa de los derechos humanos", aseguró en rueda de prensa la Alta Comisionada para los Derechos Humanos, Louise Arbour, quien vaticinó "una rápida ratificación" del convenio.

Para Arbour, la Convención y el respaldo que ha obtenido de los países integrantes del organismo internacional es un hito "en la defensa de una comunidad tan marginada durante tanto tiempo", como la de los discapacitados. "Los gobiernos nacionales se enfrentan ahora al desafío de trabajar duro y desarrollar las medidas que cumplan con la Convención y hacer realidad que las personas discapacitadas disfruten de los mismos grandes beneficios de todos", resaltó la Alta Comisionada.

Arbour destacó el papel que desempeñará la Convención para luchar contra "las discriminaciones que se incluyen de manera velada en las leyes de los países" y exhortó a los medios de comunicación a acompañar el espíritu de la Convención "haciendo visibles a los invisibles".


Representantes de 81 Estados han firmado ya la Convención que ampara los derechos de unos 650 millones de discapacitados en el mundo, una tenebrosa cifra que amenaza con aumentar por las guerras, enfermedades y accidentes.