Edificios accesibles

 

La ministra de Vivienda, Carme Chacón, pedirá a las
comunidades autónomas, en la próxima Conferencia Sectorial de Vivienda, que "aceleren" la aplicación del real decreto que obliga a eliminar barreras arquitectónicas en urbanizaciones y edificios de nueva construcción, para que su cumplimiento sea una realidad antes de 2010, plazo límite fijado en la norma.

Así lo expuso la ministra durante un acto celebrado ayer en
Madrid junto al presidente del Comité Español de Representantes de Personas con Discapacidad (Cermi), Mario García, para mostrar los obstáculos que todavía encuentra este colectivo en materia arquitectónica.

El citado real decreto, aprobado en abril de este año,
establece las condiciones básicas de accesibilidad y no
discriminación de las personas con discapacidad para el acceso y utilización de los espacios públicos urbanizados y edificaciones.

El Ministerio de Vivienda, según su titular, "está haciendo
los deberes", ya que "trabajará" para garantizar el cumplimiento del citado real decreto antes de los plazos marcados, es decir, 2010 para edificios de nueva creación y 2019 para los de construcción anterior.

"Queremos unas ciudades más humanas y accesibles, y para ello tenemos que remover todos los obstáculos que impiden que las personas con discapacidad puedan acceder a sus viviendas o ir al teatro en condiciones de igualdad", añadió.

Por su parte, el presidente del Cermi, Mario García, destacó
la importancia de esta medida. "Contamos con el apoyo del Gobierno para hacer realidad el que las ciudades no se construyan pensando en la mayoría, sino en absolutamente todos", sentenció.

En relación a los edificios, el citado real decreto fija las
condiciones básicas aplicables a los accesos a los mismos, a los desplazamientos en una misma planta o entre diferentes plantas, al equipamiento del edificio, a la información y señalización y a la seguridad en caso de incendio.

Las puertas de entrada, por ejemplo, tendrán que ser
accesibles y contar con una señalización e iluminación que
garantice su reconocimiento tanto desde el interior como desde el exterior. Asimismo, carecerá de desnivel en el umbral y a ambos lados existirá un espacio para el acceso de usuarios en sillas de ruedas. El pavimento deberá contar con la suficiente textura que disminuya los riesgos de resbalamiento.

En los espacios públicos urbanizados se establecen, por
ejemplo, las condiciones básicas de accesibilidad aplicables a los itinerarios peatonales; a los elementos de urbanización; a los puntos de cruce, entradas y salidas de vehículos; al mobiliario urbano; a las protecciones respecto al tráfico rodado; a las obras y las actividades comerciales en la vía pública, y a la señalización e información urbana, entre otras cuestiones.

Solidaridad Digital: 1 Ago 2007